miércoles, 30 de octubre de 2013

Primer encargo de Microlancer completado



He terminado recientemente el primer encargo que me ha llegado a través de la agencia Microlancer. Microlancer es una empresa que posibilita que de clientes que necesitan realizar proyectos de diseño —de naturaleza muy variada— puedan contactar con diseñadores/ilustradores/programadores  adecuados para realizar ese servicio y contratarlos dentro de un marco que facilita cierta seguridad a ambas partes. Puedes ver aquí un  artículo que escribí sobre Microlancer hace unos meses, cuando me di de alta. Aquí está la página para contratar este servicio de ilustración vectorial.


Hasta este primer encargo tenía ciertas dudas y reservas respecto al sistema, pues la experiencia habitual es que cuando se introduce un tercero, o intermediario, la comunicación entre el proveedor de un servicio y el cliente se hace más complicada. Sin embargo, al menos en este caso, no ha sido así. Me he dado cuenta de que el sistema ofrece tranquilidad a ambas partes y de esta manera se pone el foco de la comunicación en el proyecto en sí.


El proceso de trabajo en Microlancer

Cada proveedor abre los servicios que considera oportunos según sus intereses y habilidades profesionales. En este servicio se establece desde el principio un precio, y una descripción lo más clara posible, de en qué consiste. También es importante definir los plazos y un número de revisiones razonables. Una vez que el equipo de Microlancer  revisa el nuevo servicio, este pasa a estar online y visible para todo el mundo.

Hay, lógicamente, competencia directa con otros proveedores. Una de las ventajas de este sistema, es que cuando llega un cliente y realiza un encargo sabes que el precio está no sólo aceptado sino que, además, el pago por dicho servicio ha sido ya transferido por el cliente a la cuenta de Microlancer —que actúa como arbitro— de manera que en cuanto se cierra un trabajo, en siete días tienes asegurado el cobro, cosa que da mucha tranquilidad.

El cliente  que contrata un servicio con Microlancer —esperemos que cada vez sean más—, envía a éste un briefing y desposita el importe correspondiente a dicho trabajo. Microlancer abre una página para dicho encargo y avisa por medio de un correo al proveedor del servicio. El diseñador revisa el encargo y si lo ve claro lo acepta y responde al cliente; no es obligatorio aceptarlo; se puede pedir más información o incluso rechazarlo. Desde el momento en que se acepta el trabajo,  empieza a descontarse el tiempo que hay estipulado para su realización, y esto puede ser un poco estresante. El envío del material necesario para realizar el trabajo, así como las propuestas y, al terminar, los archivos finales, se hacen a través de la página del encargo. Algunos proveedores ofrecen a los clientes la opción de manteter comunicación también por skype.

Cuando el trabajo está aprobado por parte del cliente, el diseñador envía los archivos finales y  da por  terminado el proyecto. Siete días después, si no ha habido ninguna reclamación por parte del cliente, se da por cerrado el encargo y Microlancer deposita en nuestra cuenta el importe por dicho trabajo, al que ha descontado el 30% de su comisión. 

Se da al cliente la opción  de comentar su experiencia a posteriori. Dicho comentario pasa a incorporarse a la información sobre nuestro servicio. Esto desde luego ha de ser un estímulo más para realizar un buen trabajo y mantener una comunicación fluida.

La ventaja para el cliente es que sabe que si el proveedor no cumple los plazos, o el trabajo está claramente por debajo de lo esperado, no arriesga su dinero, que le puede ser reenvolsado.

 Pros:

  • Microlancer ofrece al cliente un amplio escaparate de servicios de diseño, entre los cuales cualquier particular —por ejemplo un autor que quiera autoeditarse— o una empresa pequeña o mediana puede solucionar de manera económica y sin necesidad de invertir mucho tiempo una necesidad puntual de diseño.
  • Para ambas partes, como he comentado, se da la tranquilidad de la presencia de un mediador.
  • Hay unos plazos estimados y un número de revisiones previamente acordados. Mientras hay entendimiento y buena voluntad estos pueden ser algo flexibles, pero si pasan lo razonable, existe por ambas partes la posibilidad de emitir una disputa. En cuyo caso interviene Microlancer.

Contras:

  • Dándose una vuelta por los perfiles de proveedores, nos damos cuenta de que hay gran mezcla en cuanto a precios y también en cuanto a calidad; encontramos diseñadores jóvenes que están empezando a estudios profesionanes con varios miembros que pueden sin problema afrontar encargos complejos. 
  • La competencia hace que los precios estén muy ajustados.  Algunas tarifas son realmente temerarias, pensando además que los precios están en dólares y hay que descontar la comisión del 30 % de la agencia.
  • Parece evidiente que hay que cuidar que la relación con los clientes que llegan a nosotros a través de Microlancer quede inscrita dentro de la agencia.


El encargo concreto

La ilustración es un encargo para Crowd Relations  una nueva empresa de crowdsourcing. La agencia tiene cuatro servicios bien diferenciados; diseño corporativo, productos publicitarios, video y web. Todos estos servicios debían estar representados en una única ilustración.

El trato con el cliente ha sido claro y agradable. Al cliente le habían gustado algunas de mis ilustraciones en particular, y estaba muy en sintonía con mi trabajo.  Quería algo totalmente en esa linea, pero personalizado para su empresa. 

La comunicación se ha mantenido siempre dentro de la página que Microlancer abre con cada encargo, por medio de inglés escrito. Me voy sintiendo cada vez más seguro leyendo y escribiendo en inglés.

Ójala que esta experiencia —que ha tardado en llegar—  tenga continuación en otros encargos posteriores, pues me ha resultado muy interesante y positiva.

Conclusión

Experiencias de trabajo afines a esta,  están cada vez más a la orden del día. Está cambiando la forma de relacionarnos a la hora de trabajar y empujándonos fuera de nuestra zona de confort. La tecnología nos permite trabajar con clientes en cualquier parte del mundo. Es necesario ser visible en la web y, a la vez que intentamos ofrecer un producto personal y un trabajo de calidad, debemos cultivar también habilidades de comunicación.



4 comentarios:

Karina Barrios dijo...

Hola Jesús, está preciosa la ilustración, te felicito. Te deseo el mayor de los éxitos. Si ves a Shoppy76 en los stock, soy yo.

Jesús Sanz dijo...

Hola Karina. Gracias por tu felicitación. He encontrado tu página de Facebbok y tu portafolio en GraphicRiver. Te he añadido como amiga en esta. Espero ver que tu portafolio vaya creciendo.
Imagino que conoces el foro de Mymicrostock. En el hay una comunidad de ilustradores de agencias de stock. Te lo comento porque no te he visto por ahí y seguramente te va a interesar; hay mucho que compartir y es muy agradable tener compañeros de viaje.

Karina Barrios dijo...

Hola Jesús, gracias por responderme, he leído los artículos de Mymicrostock, pero no he ido al foro. Necesito tu ayuda, porque ví tus ilustraciones en Graphicriver y son muy bellas, me encanta como manejas el color, le dan mucha frescura a los gráficos comerciales. Juegas de un modo divertido con temas que pueden ser algo serios, encantadores en verdad. Yo no he podido lograr que me acepten mis gráficos en ese stock, no sé si es por los nombres y descripciones de los archivos o porque los temas no son del agrado del revisor. Entonces me gustaría que por favor me dieras una orientación a como debo nombrar los archivos antes de cargarlos, yo me ayudo a traducir es con el traductor de Google y con el Google crome, pero no sé si es que no entendí bien como es el merequetenge, por favor sinó es mucha molestia, ayúdame. Si es posible escríbeme a shoppy76@yahoo.com. De verdad gracias por leerme.

Jesús Sanz dijo...

Hola Karina. Gracias por tus palabras. Me alegra mucho que el blog sirva a otros ilustradores. He visto que sí te han aceptado en Photodune, que como sabes es la web en Envato que lleva los archivos raster, mientras GraphicRiver lleva los vectores. Por eso entiendo que si no te los han aceptado el GR no se debe a que no les interesen en si, sino que, como comentas, se debe a motivos técnicos o por algún error en el proceso de carga. Quizá como comentas, a la forma de nombrar a los archivos, que tiene su enjundia. Este proceso es en GR especialmente complejo. Esto hay que verlo con cierto detalle; creo estará bien preparar una entrada en el blog sobre este tema. Solo dejame unos días.